5 aceites para masajes relajantes caseros muy fáciles de hacer

Hacerse tu propio aceite de masaje es realmente muy sencillo. Vamos a apuntar unos pocos ingredientes y no hará falta experiencia alguna. Así veremos como elaborar 5 aceites distintos de eficacia probada.

1- El aceite de aguacate es ideal para pieles muy secas:

El aceite de aguacate puede usarse en muchos ámbitos, desde el alimenticio como para cocinar y freír, hasta en la cosmética en tratamientos para el cabello y la piel. Se obtiene al extraer el aceite de los aguacates maduros. Muy utilizado para dar tratamiento facial en Tarragona . ¡La extracción del aceite es bastante sencilla y, de acuerdo a la técnica que utilices, te quedará un puré de aguacate ideal para usar en la preparación de productos de panadería o para preparar guacamole fresco!

2- El aceite de jojoba nutre mucho y es ideal para pieles sensibles:

En primer lugar, lo principal es conseguir las semillas de la jojoba. Aunque estas pueden ser difíciles de encontrar, acude a centros de jardinería o cómpralas por Internet. Una vez que las obtengas, seca las semillas durante una o dos semanas, y ten en cuenta que pueden pasar un par de semanas hasta que estas estén listas para ser extraídas. Por otro lado, las semillas de jojoba contienen un 54% de cera, por lo que llevan mucho aceite, y el nivel de humedad para su extracción debería de ser del 10% aproximadamente.
Una vez que estas se hayan secado suficientemente, pues esto indica que están listas para su extracción, presiona las semillas para obtener su aceite. Para llevar a cabo esta acción viértelas en una presa para semillas, que dará el aceite y cera de la jojoba. Pero para que el aceite de jojoba sea plenamente puro, tienes que separarlo de la cera, la cual podrás distinguir porque tiene un aspecto de aceite claro.En cuanto a las propiedades de la jojoba, además de una alta cantidad de proteínas también contiene una substancia denominada simmondsin, que una vez fue considerada como tóxica pero que recientemente se ha descubierto que tan solo reduce el apetito. Sin embargo, para hacer el aceite de jojoba es preferible eliminar todos los restos de las semillas.

Cuando extraigas el aceite de la jojoba, viértelo en el interior de un recipiente o contenedor de vidrio, después cúbrelo herméticamente con un tapón, y colócalo en un armario o gabinete seco, frío y oscuro. Asimismo recuerda que la jojoba no se pone rancia, como puede pasarle a otros cosméticos que caducan, por lo que puede conservar todos sus beneficios de manera segura durante un largo periodo de tiempo.

Cómo hacer aceite de jojoba - Paso 3
Respecto a su uso, el aceite de jojoba puede ser utilizado para hidratar la piel o incluso ser aplicado como desmaquillante de ojos natural. Además está bien valorado por personas de piel grasa, ya que no obstruye los poros ni causa acné. Asimismo, añadiendo unas gotas de aceite de jojoba a otros aceites caseros podrás conservarlos durante mucho más tiempo en buenas condiciones.

3- El aceite de avellanas penetra mucho y retiene muy bien la humedad:

Se usa mucho para dar masajes relajantes en Reus. Vas a necesitar…

  • Una prensa de aceite manual
  • Balanza de alimentos
  • Bolígrafo
  • Bandeja para horno
  • Termómetro para alimentos
  • Avellanas

Pasos para hacer aceite de avellanas casero

  • Lo primero que tienes que hacer es frotar la piel de las avellanas con tus dedos.
  • Pesa las avellanas y anota el peso. Después, extiéndelas en la bandeja de horno y pon a calentar a 150ºC durante una hora.
  • Pasado ese tiempo, sácalas del horno y deja que se enfríen. Cuando se hayan enfriado, vuelve a pesarlas y anota el peso. Resta el peso de ahora al original y obtendrás el peso perdido, cifra que debes dividir por el peso original. La cifra resultante la debes multiplicar por 100 y te dará el porcentaje de humedad que tienen las avellanas.
  • Vuelve a hornear las avellanas en intervalos de una hora hasta que consigas una humedad en torno al 10%.
  • Una vez que consigues esa humedad, como las habrás dejado a enfriar, caliéntalas a entre 40-70ºC en el horno.
  • Cuando estén calientes, añade las avellanas al depósito de la prensa, en la parte superior, y coloca un frasco de vidrio debajo del goteo para recoger todo el aceite que suelte.
  • Empieza a girar la manivela para exprimir todo el aceite de las avellanas.
  • Cuando ya tengas todo el aceite, cierra bien el frasco y guárdalo en la nevera hasta que lo vayas a utilizar.

Tambien te puede interesar acupuntura en Reus

4- El aceite de semilla de uva es ligero y suave, hipoalergénico:

Deshidrata el orujo. El aceite de semilla de uva proviene de las semillas de la uva. Recoge las semillas luego de procesar las uvas extrayéndoles su jugo. Las semillas se encuentran en el orujo, en la piel y en las fibras que quedan tras este proceso. El orujo debe ser deshidratado con la finalidad de que las cáscaras puedan retirarse de las semillas.

Quita las capas exteriores de las semillas. En las plantas de fabricación, se utiliza una máquina para retirar estos caparazones.

Utiliza una prensa para extraer el aceite fuera de las semillas. Una gran cantidad de semillas debe ser prensada para obtener una pequeña cantidad de aceite. Pon las semillas en un recipiente con pequeños orificios en la parte inferior. Coloca un recipiente más pequeño encima y presiona hacia abajo sobre las semillas. Recoge en un tazón el aceite que gotea a través de los orificios.Coloca el aceite en botellas de vidrio para la venta y etiquétalas.

5- El aceite de germen de trigo:

Está indicado para pieles muy secas y envejecidas que necesitan contrarrestar los efectos del paso del tiempo.

El aceite de germen de trigo se puede extraer mediante varios procesos a partir de los granos de trigo. Es un gran fuente de Vitamina E con aplicaciones cosméticas y terapéuticas como ejemplo.

Prácticamente contiene unas cantidades de Vitamina E superiores a cualquier otro aceite y con propiedades nutritivas sin igual, por lo que se aplica de forma común en recetas de belleza por ser antioxidante, ayudando cuando se mezcla con otros aceites a preservar el producto final sin necesidad de añadidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *