La manicura perfecta en casa paso a paso

A veces nos da pereza ir a algún centro estético a que nos hagan la manicura. Si no es porque nos han hecho un regalo, probablemente ni vayamos. Por eso mismo, si quieres saber cómo lograr una manicura perfecta en casa, quédate y sigue nuestros pasos; súper fácil y rápido!

¿Qué necesitaremos?

  • Quitaesmalte sin acetona
  • Discos desmaquillantes de algodón
  • Cortador de uñas
  • Moldeador de cutículas
  • Lima de uñas
  • Crema hidratante para cutículas
  • Base coat o endurecedor de uñas
  • Esmalte de uñas
  • Top coat o sellador

En primer lugar, tenemos que retirar la pintura que llevemos en nuestras uñas.

Lo haremos con la ayuda de un disco desmaquillante de algodón y de un quitaesmalte que no contenga acetona. Es importante evitar la acetona porque suele ser muy agresiva con nuestras uñas, las reseca e incluso puede provocar descamación o roturas. Con el disco ya empapado, iremos retirando el pintado de manera circular y arrastrando el esmalte hacia fuera.

A continuación, nos ayudaremos de un cortaúñas para igualar la medida de todas las uñas. 

Hay que hacerlo con cuidado para no pasarse cuando cortamos, ya que queremos que se vea un poco el blanco de nuestras uñas para facilitar el proceso.

Una vez cortadas, cogeremos la lima y de forma suave iremos puliendo las uñas y les quitaremos las asperezas que se hayan quedado al cortarlas.

Es importante ir cuidadosamente a la hora de limar la uña, ya que si ponemos demasiada fuerza podría romperla o debilitarla. Poco a poco, las uñas irán cogiendo la forma que deseamos.

*** Tip extra: si quieres un resultado más profesional, prueba a usar un pulidor de uñas para darle un acabado más suave y brillante a tus uñas.

En un recipiente pondremos agua tibia y un poquito de jabón y dejaremos nuestras uñas en remojo durante unos minutos. Dejaremos que se sequen al aire y entonces aplicaremos la crema hidratante para las cutículas, masajeándolas con delicadeza.

Con el moldeador de cutículas, empújalas hacia dentro con cuidado y córtalas si son demasiado grandes o molestas.

Vigila porque es una zona que puede infectarse con facilidad, así que retira cualquier resto de crema y ten cuidado con la fuerza que haces! Cogemos la crema hidratante y nos realizamos un masaje relajante de varios minutos por toda la mano.

Después nos lavamos las manos y ya podemos pasar a esmaltar.

Primero debemos aplicar un base coat o endurecedor, para que nos ayude a alisar la uña y hacer que el esmalte aguante mejor. Una vez seco, ya puedes esmaltar tus uñas del color que más te guste. Puedes aplicar hasta dos capas si quieres.

Y para terminar… aplica tu top coat o sellador transparente y haz que tus uñas brillen y duren más!

Espero que te haya servido de ayuda! Si no, siempre puedes ir a tu centro estético a hacerte ahí la manicura 🙂

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *