5 cosas que NO sabías sobre la fotodepilación

Si eres de las que no soporta tener vello corporal, probablemente ya hayas oído hablar de la fotodepilación. Aunque es un método muy conocido y que ya se han realizado muchas mujeres en la actualidad, hay quizás todavía dudas sobre cómo funciona exactamente y qué consecuencias tiene en nuestro cuerpo. Por eso hoy te traemos 5 cosas que aún no sabías sobre la fotodepilación.

En primer lugar, debemos aclarar qué es exactamente la fotodepilación y cómo funciona. Esta técnica de depilación utiliza la luz (de ahí foto) a través de equipos especiales para aplicar energía en forma de calor a los folículos pilosos de nuestra piel. Los folículos son los encargados de sostener cada vello que tenemos en el cuerpo. Lo que hace la fotodepilación es eliminar, a través del calor, las células madre que forman estos folículos. Por eso mismo, después de 15 días nuestro vello se acaba desprendiendo.

Y ahora vayamos a lo importante…

1.No es 100% definitiva

Aunque se dice que la fotodepilación es el método definitivo contra el vello corporal, lo cierto es que existe un apunte que hay que considerar antes de llamarlo definitivo. Cuando la temperatura que ha alcanzado el haz de luz es suficiente para destruir el folículo piloso, no se volverá a crear vello en esa zona, por lo que sí será definitivo. PERO, los ciclos hormonales pueden actuar y estimular la creación de vello, como sucede en casos de ovarios poliquísticos. Entonces se generará vello de nuevo. Podríamos decir, quizás, que la fotodepilación es en un 90% efectiva.

2.Si tienes el pelo muy rubio o blanco no funciona

Lo sentimos por aquellas personas que tengáis el vello demasiado rubio o incluso blanco, porqué este método casi infalible no lo es para vosotros. Según los expertos, la fotodepilación solo consigue eliminar entre el 3 y el 5% del pelo en casos de pigmentación muy clara, por lo que es una pérdida de tiempo intentarlo. Además, puede provocar quemaduras si se insiste demasiado.

3.Puede doler… o no

Mientras que unos dicen no notar nada, otros pueden sentir molestias intensas al realizarse este tratamiento. Lo cierto es que depende mucho del umbral de dolor que tenga cada uno, pero si te vas a realizar un tratamiento de fotodepilación hazlo en un centro de belleza donde te garanticen que trabajan con efectividad, ya que a veces el dolor depende mucho de cómo se realizan los disparos.

4.Evita hacértelo tú misma en casa

Para realizar la fotodepilación en muchos casos es necesario diagnosticar previamente la piel y ver el estado de calidad del vello. Debemos recordar que es algo que se realiza mediante disparos de energía lumínica que pueden tener más o menos intensidad. Si no tenemos cuidado o no sabemos cómo hacerlo, podremos tener algún pequeño accidente indeseado. Mejor ves a tu centro estético y pregunta por este tratamiento.

5.Evítalo en el embarazo y cuando estés bronceada

Ambas son situaciones delicadas para la piel de una mujer, ya que el cuerpo se somete a muchos cambios y puede aumentar en sensibilidad. Hay que tener mucho cuidado con las sesiones que se realizan y tener en cuenta que, en ambas situaciones, el estado de la piel puede hacer que el tratamiento sea menos eficaz y provocar, además, quemaduras o manchas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *